imaginación sangrante

por luciayciula

van los versos desatando la recolección de lo no escrito

pepensamientos balbuceantes

vertidos vueltos de cabeza

¿Qué veo?

la está taza vacía

 

—¿Me trae otro café?

 

la espumosa de flema desbordándose

las tripas crujiendo de hombre

no de hambre

gasco gasco gascc ¡necesito vomitar!

derramar todo lo que acumulo y no necesito

desde que abro los ojos

abro el correo

abro las piernas

abro el cuaderno

brota la leche caduca de un seno tuerto

que era para el bebé muerto

 

Cambiando de tema

pero volviendo a lo mismo

el mismo día que sucedió

se gestó su muerte

creció una haba entre mis entrañas

y la quité como se quita una telaraña

indiferente

le sometí el alma

 

Soy de la nueva generación de madres

esas que matan a sus innacidos hijos

embarrando la yema alrededor de mis labios externos

con el sello del no puedo

usándolo como el gran pretexto

 

No nacerás: le impuse el mandamiento

 

Quise ser distinta

para ser igualita a todas las demás

identidad k

 

Somos las que imaginamos el escenario ideal

fructificando el cementerio con los indeseados fetos

 

¡Te dije que no nacieras!

Ni con el pensamiento

 

Te dije que no volvieras

y estás en cada uno de mis sueños.

 

Inflo globos azules

cielo

sacudo esperanzadas sonajas

tiritando meados de miedos

pesadillas del ¿Qué soñaste?

(la censura) ya no me acuerdo.

 

Me acuerdo de la construcción del acto

del circo del tacto

de ser uno para ser dos y luego tres

y multiplicarlo todo por cero.

 

“¿Entiendes, chamaco menso? “

 

El fantasma del feto

el fetasma revelándome mi propio primero sueño

sueño que soy madre

que no vivo en el infierno

que tengo un compañero

que no es el enemigo

que anda siembre y siembre miedos

jugos del ego

bacinicas de abandono

orinados de ya no te quiero

“esto no está funcionando”

¡Pero qué tal funciona mi ego!

 

Murmuro en sueños enfermos.

 

¡Salud! Brindo a la independencia nunca obtenida

siembra fértil de la tierra entregada

a un puto cementerio de fetitos muertos.

 

Pienso en su nombre

¡Se llamará Innacido Jr.!

 

Vuelve la imagen con ella

con la luna roja sangrante

nunca llena

siempre menguante

aguanta mierda de madre

firme aquí: yo, la peor

 

Te hubiese engendrado otra

me hubiese cogido un será

me hubiese aguantado el instinto sexual

me hubiese contenido el instinto asesino

si el deseo no me hubiese del todo cogido…

 

Dejémosnos los hubieras para la cumbre de las sufridas

y póngamonos para el retrato de este fragmento

 

La luna techo adentro es un medio candelabro circular

despoja los últimos destellos de una tristeza nocturna secular

es una teta que dispara luz hasta vaciar el grito del silencio

hincha el pezón de cobre fulminando el recuerdo

mientras me arrastro por el suelo a la par de mis secos pechos.

 

¿Alguna vez mi imaginación perdonará la realidad?

 

Sigo esperando a que salga el sol

y no la hierva la soledad

ruedo en un verso de cemento

esculpiéndome en piedra seca.

 

Así lo quise, es lo que me digo

y lo repito nomás por no dejar

no dejarme arrastrar

mientras busco a tientas sin que nadie

ni yo me de cuenta

que voy llegando hasta el agujero

para reunirme con mi nofeto

con mi no amor

con esa otra realidad

enterrarme junto con todo ello,

donde florece el flamboyán

en el jardín de la fértil y conquistada tierra

del no nunca jamás.

fullsizeoutput_169