(del pasado) desde el extranjero / el triángulo de mis bermudas

por luciayciula

Imagen

¿Dónde firmo para convertirme en hombre? Dejé las pastillas anticonceptivas hace un mes y hoy es mi primer día menstruando. Mi periodo es lo que un balazo entre las piernas con una calibre .45, ya busqué una .22, y el balazo fue con la .45.

Escalofríos, ganas de vomitar, dolor abdominal y en la espalda, ardor en el sexo. Un enjambre de hormigas coloradas pasearon dentro de mi vagina, brincaron por las trompas, y salieron emputadas, mordiendo mis labios externos.

Frente a la computadora del trabajo intenté: terminar la presentación en power point, distraerme con tuíter, el universal, gmail; luego acudí al watsap, cualquier cosa intentando ignorar el dolor. Llevaba 5 buscapinas y 3 dolacs, y apenas eran las 11:00 am ¿Cómo decirle a mi jefe que ya no aguantaba? No va a entender porque es hombre, pensaba. Pero ya no aguanto, me decía. Pero no va a entender porque es hombre. Pero ya no aguanto…

No me enorgullezco de ser mujer. Soy mujer y punto. Cuando comenzaron los cambios físicos, detesté ser una fémina. Mi cuerpo de niña delgada y hábil se volvió el de una muñeca inflable. Y me repateó, expresión que usa mi madre. Los vellos, los olores, el ensanchamiento de las nalgas, caderas, espalda y muslos.

No olvido la escena: una yo de 13 años recargada en la pared de mi cuarto, llorando, sujetando mis asomados pechos con un corpiño, mientras mi mamá alegaba que ya era el momento de comprar un brasier.

Hace unos días, me topé con un texto en el cual se comprobaba (nuevamente), que las escritoras son menos leídas que los escritores. Que ganan pocos concursos, muy pocos, que rara vez se mencionan dentro de las críticas y recomendaciones literarias.

Pero ¿Por qué vas a leer a una mujer para equilibrar las estadísticas? Cuando veo que se invita a la lectura de algún autor olvidado, y lo leo, y me gusta, intento participar en el efecto, mencionándolo, si encuentro la ocasión. Pero cuando aseguran que tienes que leer a las mujeres. A ese grupo vulnerable. Mierda. No. Cuando un libro cae en tus manos y lo comienzas, sigues, y terminas y no puedes más que recomendarlo, qué importa si es hombre o mujer. Vamos, no importa si es un asesino. Es la persona a la que estás leyendo, su imaginación, construcción, sensibilidad y juego, su vida y su relación con el mundo. Tal vez el ser hombre o mujer le da alguna particularidad en su percepción, quizá, pero también lo es por muchas otras experiencias y hasta rasgos genéticos, físicos e históricos. Si a la persona le mataron a un amigo. Si la intentaron violar. Si se enamoró de un hombre 20 años mayor. Si vivió una guerra. Si fue gordo y buleado. Tantas otros factores que vuelven a la persona, el ser, antes que ser hombre o mujer.

Estas manera de categorizar a la ligera, y asumir que una mujer desarrolla una sensibilidad más profunda, o que un hombre se encara ante el mundo con más cojones. El cliché de clichés. Sugiero que olvidemos género, sobre todo ahora, que el hombre o la mujer son un híbrido de todo lo que no es.

Léanme por favor soy una mujer de 30 años, sola, que sufre porque la realidad no es como la imagina. Porque es una outsider que observa (o cree que ve) desde adentro de aquellos seres que la rodean y realmente nunca serán ella, ni ella será ellos. Léanme por fis. RT y síganme porque sufro de sensibilidad, soy mujer. ¡Qué mierda! Si no me quieren leer porque no provoco nada, porque balbuceo y además supongo que todo lo sé: por favor no me lean, ocupen su tiempo en algo más

Si se me presenta ese contrato, Lucía firma aquí y vuélvete Lucio: lo firmo, y con sangre. Ya estuvo bueno del mitote que sucede en el triángulo de mis bermudas. Aunque seguramente fuera un hombre repulsivo que para estrenar su sexo antes que cogerse a una vieja, haría pipí en varias jardineras. Ayer, tomándome un mezcal con la Anabé, me aseguró que ella también firmaría su cambio de sexo. Así que por lo menos sé que mi mejor amiga, también fuera mi mejor amigo.

 “Significa que el hombre* empieza por existir, se encuentra, surge en el mundo, y que después se define”. Jean Paul Sartre del Existencialismo es un humanismo.

*Entiéndase por hombre también a la mujer.