(del pasado) desde mi estupidez / lo único que quiero es bailar y una ensalada

por luciayciula

ImagenImagenImagenImagen

Los finales felices son una canción de pop, un one-hit wonder. Eres feliz e inmediatamente dejas de serlo.

El viernes narré mi tragedia, hablé sobre mi jefe injusto, mis ganas de ser alguien, mis circunstancias actuales y la historia de mi familia. El relato no fue bueno, los comentarios que recibí me lo mostraron. Incluso hice de mí la imagen de una drogadicta después de algunos brownies.

Ni pedo.

Hoy mi situación es distinta, acabo de encontrar un nuevo trabajo, platiqué con mi jefe, nos sonreímos sinceramente, y nos deseamos lo mejor.

Cansada, regreso a mi depa, entre entrevistas y la meesma rutina en la oficina, me arrastro como una lata más por las calles de esta ciudad, pero contenta. Lo único que quiero es bailar y una ensalada. Pienso en bailar: pura nostalgia. Como el que jugó básquet de niño, como la que fue la gran gimnasta a los 10. Yo no fui una gran bailarina pero bailaba bien, ahora me avergüenzo de mis movimientos. Cargar con un letrero cada vez que bailo: me hubieras visto bailar cuando era niña. Y pienso en una ensalada. Porque son lujos para una bailarina cenar cualquier cosa en lugar de nada. Pero la verdad: no quiero más. No quiero escribir. Quiero leer pero tampoco quiero. Pudiera escribirle a mi madre el correo que le debo, pero tampoco me sale. Ya me terminé la ensalada, no me quiero ir a acostar y en mi cabeza sólo maquilo una canción de pop:

no soy ni una más en esta ciudad

camino siempre de la z a la

impulso más impulso más impulso

me la creo que estoy por avanzar

y caigo que caigo

en un tobogán, me lleva y

llego al comienzo del gran final

lo único único que quiero es bailar

lo único único que puedo es hablar

hablar por hablar

me preparo una ensalada

me encierro en mi cuarto

y comienzo a bailar

lo único que quiero

es dejar de pensar

entonces

bailo por bailar

bailo por bailar

y bailo por bailar

Desde mi país, no alcanzo a ver el alrededor, dicen que el extranjero es bonito, pero también dicen que en algunas partes, allá afuera, está cabrón. Desde mi país me siento contenta pero sospecho que no soy. Todo lo desconocido siempre-siempre parece mejor.

Mi madre me dice que me ha hecho daño que soy una persona difícil, extraña y lastimada ¿Cómo explicarle que desde mi país es lo único que se conoce y que claro y por su puesto siempre desearía estar mejor?