b de borde

b

para el babi

 

busco bailarle a la muerte

a ver si la entretengo

a ver si tengo suerte

 

del verbo haber

—Habrá que ver

 

qué barbaridad

corro barriéndome por el bistec

sin ninguna baguette para el susto

—¡Tápese bien ese busto!

 

¿se puede volver con b?

se puede volver con ver

—¿con v de vuelta?

con b de al borde

con la brillantez para brincar la border

 

¿volveré a besar a ese bato?

con b de boca de beso abultado

a bocajarro me acerco (huyendo)

y lo beso en blandito

dejándolo muy calladito

 

se puede bolver o bolber

el bulbo del brillo de ser

belleza del bolo al no ser

nace un baobab al amanecer

 

vienes y no bienes

vienes y te vienes

¡bergüenza nos debería de dar!

haciendo un acto barroco al amar

 

van brotando las buganvilias

en el florero de bacará

de un brinco tumbo la mesa

de un soplo bateo mi alma

y de rebote se me fuga la calma

 

como buey en el oleaje

termino escupiendo el bagaje

bufando el bullicio del barco

en donde mi corazón terco

vive de hacerse guaje

 

junto al bibelot!

el florero va junto al bibelot

(hablo por hablar)

no soy la mujer de Lot

no quiero una casa de sal

no y ni por curiosidad

 

las palabras son un abracadabra

cuando lo brutal se desborda

sabes? nunca he usado un baby doll

(ya ves, le suelto la rienda a la babosada)

y así el río se bifurcó

 

va un belcebú nadando

yo suplico por no ahogarlo

con mi berreo en bastión

es el llanto de un borrego borracho

colmado de bálsamo de puras balas

del agua de fuego bebida

de la bandeja de la ilusión

incontenida

 

llenos de brisa traes los lentes

con la palabra embrujada

evaporas la noche cerrada

cortando en el bosque bambúes

 

hoy es la boda de la estupidez

la babosa merece una oda

que celebra bramando la vida

y la livertad que no es

 

bienvenido a la buenaventura

de la brecha de la existencia

de la obstinación a la coherencia

la sabiduría susurra

que la belleza de la bestia

coexiste en la buhardilla

 

bienvenido a la banalidad

el belcebú brincó del río

salió hacia Budapest

y allá bailará,

eso fue lo que soñaba

mientras dejé la almohada babeada

del sueño vendido

a un barco ebrio hundido

junto a la barcaza a punto de quemar

en el obstáculo de no volver a amar

 

(ya pare de mamar)

 

se puede cambiar no volver

se puede cantar “sí volveré

te lo juro por Dios que me mira”

tejer un paisaje en el borde

bordado a dos manos de lira

y en lugar de la rabia bendita

alargar la Palabra erudita

2 comentarios sobre “b de borde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s