d de desierto

D

No existe la realidad, dicen los metafísicos. ¿Y qué es la metafísica? Pregunta la realidad, mientras se transforma en otra cosa, y no le da tiempo de escuchar una respuesta.

Pudiera asegurar que estuve con un hombre hace un momento, también de haber estado enamorada hace tres días de otro, o hace un año. Pudiera asegurar que soy este instante y cualquier otro recuerdo, alguno que no tiene nada que ver conmigo, pero que me grita y me reclama que soy yo.

No me muevo, así como la Tierra gira, voy girando.

Soy el espacio y digo estoy.

Soy el tiempo y pienso que soy, pero juro que no soy.

A los historiadores no les importan mis palabras ni mis pasos, ni tampoco a la Academia, menos a los editores.

Mi familia me escucha y después dicen que sólo está lloviendo, le tienen miedo a las goteras, aunque en el silencio nunca llueve ¿Escribí silencio? Quise poner desierto. ¿Quién iba a decirlo? El desierto “como el lugar propicio a la revelación divina”, “el dominio de la abstracción”, “abierto sólo a la trascendencia”, “la sequedad ardiente es el clima por excelencia de la espiritualidad pura y ascética, de la consunción del cuerpo para la salvación del alma”. ¿Escribí un hombre? Quise poner un nombre, ¿es demasiado pronto?

Existo gracias a la negación. Gracias a que me rechazo he comenzado a aceptarme. Mi única arma son las palabras —en contra y a favor de mí— [cómo repito esta frase, (quisiera que alguien limpiara la bodega de mi lenguaje)].

Toda frase está hecha balas, de balas que se quedan suspendidas ¿Arrancarán hasta estrellarse contra la realidad? ¿Hasta volverse la realidad? ¿Matarán a alguien? No, a nadie. Luego luego se vuelven arena y caen.

Se me pegan las frases como mosquitos en el parabrisas de un carro que va por la carretera cortando el aire, que se acerca al borde y se vuelve cuerpo.

No limpio nada, porque veo un cuadro interesante, no sé de arte, pero entre tu arte y mi arte, prefiero ni hablar arte.

Trabajo en una oficina, frente a una computadora, soy una computadora mientras trabajo: respondo al comando buenos-días, al algoritmo ya-te-pasé-la-presentación. La libertad consiste en deshacerme rápidamente del deber para entonces a ver qué se me ocurre. Ser. Esto. Lo otro. Eso, también.

Estoy enamorada de lo que no es, de lo que no puedo encasillar, me apasiona creer que puedo materializar lo que nunca voy a tener. Es una forma de volverme consciente de ser parte de este lugar al que  pertenezco.

Se supone que Nietzsche sí llegó, o desde allá parece que se oye su voz, él abre la ventana desde la casa ubicada en ese otro desierto paralelo a este, nos susurra lo que no terminó, el que lo lee lo puede escuchar, no en lo que lee, pero sí en lo que no está escrito.

Muy pronto, en el nombre del filósofo alemán, se va inaugurar una asociación para curar la angustia con más angustia, para profundizar la tragedia hasta llegar al meollo del absurdo. Vamos a formar grupos de apoyo en los cuales se proporcionarán las herramientas: aprender a reír con una risa esquizofrénica, tocar una sonata con los músculos de la lengua. Así es como te vuelves árbol, una nube o una piedra. Es la nueva felicidad. Una realidad metafísica. Formas que esconden una cascada, un volcán, un desierto o todo el sistema solar.

De cierto versus desierto. Desierto versus desertar todo el tiempo para poder estar.

“Pero en lo más solitario del desierto tiene lugar la segunda transformación: en león se transforma aquí el espíritu, quiere conquistar su libertad como se conquista una presa y ser señor en su propio desierto”. Así habló Zaratustra.

4 comentarios sobre “d de desierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s