revolucionarse

R

para E. Rabasa

Nunca he creído que un presidente va a cambiar el país. Tal vez lo sentí con Colosio, pero nunca llegó a ser presidente, y quedó como un mártir. Tenía 11 años de edad, y Mariel, una amiga que entonces era sólo mi compañera en el salón de clases, se soltó llorando con tanta tristeza que en ese momento y a esa edad y con esa inocencia, creí que se había muerto el único héroe que pudo haber tenido México.

La idea de que un presidente no va a cambiar el país no es ni siquiera pesimista, es realista: ¿qué presidente ha cambiado qué?

Y más bien, ¿qué hombre con poder o qué mujer con poder ha cambiado el mundo?

Quienes han trabajado tanto por un cambio han terminado teniendo poder, y entonces, tal vez, lo usaron para potenciar más ese cambio por el que tanto habían trabajado. Pero el poder no se les otorgó desde antes. Jesús, el Dalai Lama, Virginia Woolf.

¿Qué dosis de poder puede soportar un ser humano? Cambiando la frase de Nietzsche.

Cada vez que vienen las elecciones pienso en la idea de la Revolución, en la palabra. No en la única Revolución que ha tenido este país, en esa descripción del infierno que dicen que se volvió México,  y que los grandes revolucionarios, eran, más bien, unos bárbaros.

Pienso en la idea de revolucionarte, en lo que esto pueda significar. Ponerte en tanto movimiento como para terminar creando un agujero en donde echar raíces, o elevarte y salir disparado, o volverte música.

Ya he escrito antes que concibo la idea de trabajar como la idea de existir. Algo que se aleja de encerrarte en una oficina de tal hora a tal hora del día. Para mí todo momento es trabajo, y los momentos para trabajar por dinero, porque así es el esquema para sobrevivir en este foquin sistema, es un tiempo en el que estás generando un ahorro para otras cosas: para seguir trabajando en tu cuerpo, para seguir trabajando en tu mente, para trabajar por obtener experiencias con otros, y trabajar por el lugar en donde vives, trabajar por deshacerte de la ignorancia, trabajando por tu pareja, trabajando por tu descanso.

Desde que sé que existo y que parece que seguiré existiendo por un rato, mi vida es trabajar para existir, existir para trabajar. Incluso respirar se vuelve un trabajo, porque aunque sucede, no sé que está sucediendo, ni me doy cuenta, hasta que me pongo al tiro meditando. Trabajar para reconocer lo que siento, y luego para encausarlo, sin hacerla de tanto pedo. (No como la otra vez y la otra).

Revolucionarte es intentar darle tantos giros a la existencia, cambiarle infinitas veces la estrategia al fantasma de la matrix, del zombi colectivo, eterno anuncio de publicidad olor a nuevo, repite el coro después de mí, gástese su vida en todo lo que no es… es cállate que déjame escucharme e ir construyendo

 

en el vacío

y

romper                  rigidez

responder                                          revolver

 

reaccionar

remover

 

registrar

renacer

racionalizar

rodar

rebasar

 

retener

regresar

 

reír

 

hasta volverse río

 

 

 

repetir

 

repetir

 

repetir

 

Hasta terminar creando ese camino: hasta reencontrarte contigo.

Dicen que si fuéramos capaces de escuchar la realidad real, si pudiéramos apagar el perico de nuestros pensamientos, todo fuera música. Dicen que si pudiéramos apagar nuestros egos no nos dolería nada. Dicen que la angustia es por aferrarnos al control de algo que de todos modos está inmediatamente transformándose, deshaciéndose, derrumbándose para convertirse en otra cosa.

En lugar de la eterna espera en la parada del camión hacia otra realidad. Mientras tuiteas: mierda, ya lo hicieron mal, otra vez, esos, los otros, que no han cambiado nada.

Revolucionarse en todos los y las tú para INTENTAR comprender el todo, para comprendernos como un todo. Tomar del cuello al tiempo y encajártelo en el pecho. Que tú seas el tiempo, que tú seas tu trabajo. Que tú seas este mundo y el Universo que vamos creando. (Que de todos modos somos).

4 comentarios sobre “revolucionarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s