para los invisibles

El alma en extinción
el cuerpo, la esponja
absorbe todas las gotas de agua
                                                        (de un mismo dolor)

Las gotas que le inflaron el tobillo a la vieja,
esa que se sienta a reposar en la jardinera:
                            ¿Por qué sigue caminando?
                           ¿Por qué se va, vuelve y llega hasta acá?
                          ¿Qué es lo que está buscando?
 
La mirada perdida de mi mejor amiga,
                           esperando un mensaje de su bato.
El rímel corrido de la otra después de doce horas de trabajo
                            (y sin un solo pago).
Los tres meses que la tercera (de mis amigas)
                                                    tiene que esperar para saber si,
                                                    de verdad, es un embarazo,
                                                     y su cuerpo, solito, no va a abortar.
 
La camiseta de Paulina, la mujer de casi 60 años que limpia el departamento:
                      su cuerpo delgado en extremo,
                      su metro y medio de estatura,
                      su cara infantil arrugada.
El mensaje en la blusa: heart breaker, las letras rosas con diamantina:
             sus movimientos rápidos
             el hijo adicto
             la escuela cara de la hija
             su no puede por faltar. 
 
Las revelaciones de Rita Segato:
             las pesadillas arrojando
             la obviedad que no podemos aceptar:
                                 ES EL ESTADO EL QUE ESTÁ ALIADO A LOS ASESINATOS.

Los cuerpos de las mujeres en este país,
volvemos atrás,
sacrificio para los dioses:
                                pero esta vez para el dios Capital.
 
Las ganas de llorar en el cajón del silencio,
                                          el cajón que alguien dejó abierto
                                          el llanto como cascada...
La esponja (que es el cuerpo) que se vuelve un erizo que se vuelve un coral,
                                         el alma en extinción, enjaulada, queriendo gritar.
 
El alma enviando postales desde los sueños:
pintando acuarelas con las gotas de agua,
           el alma de mar
           todo sabe a sal.
 
Todo es agua.

Todo se mete por los ojos
           a veces, no deja ver
            las voces, no dejan estar
 
El ahogo, no se puede respirar.
 
La voz silenciada
           hasta que los ojos se derriten junto con la lluvia que cae.
 
Aquí está tu sauce de cristal, tu chopo de agua
tu alto surtidor que el viento arqueó
tu caminar de río que no se curva
sino que el cuerpo en dios me partió
                    junto con tu nunca volver a estar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s