Díganme que estoy cambiando

“However the Encounter comes, one thing is clear:
change is not something you tell goverments
or other people todo;
yo have to undergo change
to make space for the world to enter.”

Charlotte Du Cann

Si mi expresión corporal trajera una pancarta anunciando mis intentos, llevaría escrita: “díganme que estoy cambiando”.

La visita de mi madre, los nervios y el ánimo, el miedo y la ternura, cedieron a dos noches en las que, antes de acostarme, me soltaba llorando. Fue un gesto de ella, de mi mamá —el mismo gesto de siempre—. En su cara veía, por primera vez, el dolor. Mi mamá nunca me ha hablado de su dolor, ni de su infancia ni del abandono que sintió de niña. Mis berrinches, siendo (yo) niña, buscaban extraerle estas respuestas.

Considerando que la última vez que estuvimos juntas, por más de tres días, terminé azotando de desesperación mi cabeza contra la pared, ahora, estos días que estuvimos juntas me susurraron que algo cambió. Ya no necesito que me explique nada; por lo menos esto, pienso, por lo menos esto cambió.

Con mucha ansiedad e insistencia, estoy buscando por todas partes, por todas partes, señales y palabras que me digan que estoy cambiando. La rabia, el aislamiento, la confusión y lo que, alguna vez, fueron deseos suicidas habían sido cultivados, con mucha determinación en que debía resistir hasta que el mundo cambiara, y no yo.

(Como si estuviera llenando un balance general, una de esas hojas contables, pienso en el hombre que me gusta. No sé si es un hombre imaginario*. No sé si creo que me gusta, o me gusta. La cabeza, la cabeza, la cabeza. Me confunde mi cabeza. Me confundo. Rayo un palito, en la hoja en blanco, por cada vez que odio pensar en él, y otro cuando muero por verlo. Pierdo la cuenta, me confundo de lado. ¿Estoy sintiendo esto porque muero por verlo, pero porque lo odio y quiero comprobarlo? O no sé cómo querer y solo (me) odio, pero deseo descubrirlo, y muero en la desesperación del intento que se deshace en el silencio**.)

Un pedazo de tierra entre un lago y un cerro, cortado al centro por una carretera. Las montañas se pintan de un amarillo intenso cuando están secas, como si estuvieran hechas de sol. A las primeras lluvias reverdecen inundando el paisaje con su hierba. Mi madre es la montaña, mi madre es el lago, mi madre es la carretera. Mi madre vive en este pueblo.

Mientras voy acumulado todos los ruidos de la ciudad inacabable que es el centro de este país, y sin moverme: soy la contingencia, el mendigo con sus gritos y sus costras, la señora de las Lomas que ha desaparecido su esencia con ese perfume dulzón y caro, soy esta expresión de ausencia, estos miles de cientos de toneladas de concreto en donde me pierdo.

Y en concreto: aunque he cambiado soy la misma, pero en cautiverio.

Me canso de leer, veo hacia la sombra de la mesa dividida en dos, la parte que está en lo alto: el reflejo del cristal en el techo, ovalado, brillante, una sombra de luz; mientras las patas de herrería aparecen en el tapete rojo, en el piso, dibujándole unas costuras negras curvas a ese tapete.

Me aviento un clavado hacia mi propia sombra, y siento el mundo, como una reverberación bella, estridente, neurótica. Azoto de nuevo, pero sin cuerpo. Azoto hasta volverme la mesa, la ventana, hasta lo profundo del silencio. Me rompo en mi cuerpo. Vuelvo, ausente de mí, y busco la coherencia y te busco. ¿Brújula o estrella polar? El norte que soy y no soy, y todo lo que siento y no siento que siento.

*No, no es imaginario.
**Hasta que salgo de dicho silencio: escribiéndole (o balbuceando) lo que siento, escribiendo por todos lados, escribiendo aquí, simulando soltarlo (el silencio y el sentimiento).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s