La

ciencia

me enseñó

Que

el sol no es

el centro del universo;

El sol

me enseñó

que la ciencia tampoco.

Alberto Blanco

(También, recuerdo con frecuencia lo que un día Robin Myers puso en una red social, lo escribió así: I still love my other lives)
¿Por qué digo que no siento nada?
Quiero esconderme en esta palabra: nada
Para llegar a casa y ah ah ah ah

Balbucear lo que no dije
lo que no puedo dejar de sentir
ahí mismo, aquí mismo: ahorita, ahora
vivir mi otra vida y otra
en un instante suspirado (los suspiros ¿no son palpitaciones transformadas en aire?)

En un casi algo más ¿como guardar los platos limpios?
¿Sentarme a no hacer nada?

ah ah ah

Nada: esa palabra que excava arrancando el alrededor,
metiéndolo en el pecho

a ver siaguantas, dice la nada

Nada, pero con estas ganas de deshacerme en agua

Los mocos: palabras volviéndose a su estado animal de estanque paleolítico

¿No que nada?
¿Nada de nada?
¡Nada de qué?

nada:

y la escoba que me observa sin verme
y la ciudad más poblada de este país disimulando su presencia
y el cielo que se mete al cuarto
y yo soplando para que la ausencia me deje en paz

¿quién soy yo ahora?

¿yo?, qué risa

la palabra más diminutamente nada

¿se fijan como la o absorbe la y en succión?
un agujero negro en dos pasos: y o

a buena hora se me ocurrió llegar a casa
a buena hora se me ocurrió volverme otra
a buena hora me convertí en la nada

(la realidad me enseñó que el yo no es centro del universo,
el yo me enseñó que la realidad se construye en su ausencia,
la nada me enseñó a escuchar sin tener que ser yo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s